Cómo ayudar a su hijo de secundaria o preparatoria a establecer una meta de ahorros

Usted puede infundir un hábito de ahorros que ayude a su hijo hasta en su vida adulta.

La mayoría de los padres saben que los niños no son buenos para dejar las gratificaciones para más tarde. Enseñarles a ahorrar dinero puede ser un reto, ya que la recompensa no es inmediata, como lo es con el gastar. Puede hacerlo más fácil para su hijo de secundaria o preparatoria poniendo en práctica el concepto del ahorro: anímelo a establecer una meta de ahorros, algo que es posible que haga una y otra vez a lo largo de su vida.

Con unos cuantos pasos sencillos, su preadolescente o adolescente puede estar en el camino correcto para lograr su meta y adquirir una habilidad que le servirá bien por los años venideros. 

Comience con la meta

Comience con una meta a un plazo relativamente corto y tangible, entre más distante o abstracta sea, más difícil es de visualizar para su hijo. Considere cosas para las que pueda ahorrar durante las próximas semanas o meses. Una vez que haya establecido la meta, determine el costo exacto del artículo que tiene como meta.

Para preadolescentes:

pueden ahorrar para videojuegos.

Para adolescentes:

pueden ahorrar para zapatos tenis de marca.

Elabore un plan

El siguiente paso es que usted y su hijo determinen cuánto tiempo le va a tomar ahorrar suficiente dinero para comprar su artículo meta. Este cálculo se basará en lo que ya tiene ahorrado, más cuánto puede separar de su mesada o de sus ganancias o regalos recibidos. Podría considerar explicarle a su hijo cómo pueden ayudarle las diferentes herramientas de ahorro en línea. Por ejemplo, la Calculadora de metas de ahorro de Bank of America puede ayudarle a crear un plan de ahorros.

Para preadolescentes:

podrían recibir una mesada o ganar dinero
haciendo trabajos ocasionales, como cortar
el césped del vecino.

Para adolescentes:

podrían tener un flujo de ingresos constante
de un trabajo después de la escuela.

Para artículos costosos, considere igualar las contribuciones. Ya sea que iguale cada dólar que ahorre su hijo o que ponga una cantidad específica una vez que llegue a su meta, usted recompensará los esfuerzos de su hijo y le ayudará a alcanzar su meta más rápido.

Comience a ahorrar

Anime a su hijo a separar una parte de cualquier dinero que gane o reciba. Tal vez quiera ahorrar una cantidad fija cada semana o un porcentaje de sus fondos. Dependiendo de la meta de ahorros de su hijo, puede explicarle cómo separar un porcentaje más grande de su dinero para ayudarle a alcanzar más rápido su meta.

Este también podría ser un buen momento para explicarle a su hijo conceptos bancarios básicos. Puede explicarle cómo las cuentas pueden ayudarle a proteger su dinero, y otros conceptos bancarios básicos como tasas de interés, límites de retiros y cargos. Una vez que su preadolescente o adolescente entienda lo básico, tal vez considere abrir una cuenta bancaria con él.

Para preadolescentes:

Considere abrir una cuenta de ahorros. Esto puede enseñar a su preadolescente cómo funcionan los bancos y acerca de temas tales como el interés.

Para adolescentes:

Si su adolescente trabaja, considere una
cuenta de cheques. Hablen sobre depósito
directo o transferencias automáticas como
herramientas para el ahorro.

Registre y reduzca gastos

Una manera para que su hijo ahorre más es gastando menos. Tal vez esto sea intuitivo para usted, pero puede ayudar a su hijo a comprender este concepto creando un presupuesto. Puede animar a su hijo a registrar sus ganancias, ahorros y gastos mensuales en un registro diario. Pídale que registre por qué hizo cada compra. Esto le ayudará a conocer la diferencia entre un gasto necesario y uno discrecional: las cosas que se deben tener vs. las cosas que son agradables tener.

Tal vez su hijo no esté consciente de cuánto gasta en bocadillos hasta que lo vea en blanco y negro. Tal vez podría decidir que vale la pena brincarse los viajes a la máquina expendedora de alimentos para mejor comer en casa, si eso significa contribuir con más dinero hacia su meta de ahorro.

Revisen juntos el progreso

Supervise el progreso de su hijo en intervalos regulares para mostrarle el avance que está teniendo. Puede hacer esto en reuniones familiares, de tenerlas, o simplemente revíselo ocasionalmente cuando estén sentados a la mesa. Su hijo puede ver cómo las contribuciones constantes, aunque sean pequeñas, pueden hacer una diferencia con el paso del tiempo.

Para preadolescentes:

Considere usar visuales.
Tal vez pueda poner una foto del artículo meta o una gráfica para monitorear su progreso.

Para adolescentes:

Trate de sentarse con su hijo una vez al mes
más o menos para revisar los saldos de sus
cuentas bancarias.

Puede usar estos registros para evaluar el éxito de su hijo y hablar sobre ajustes potenciales; como trabajar más horas o ahorrar regalos de efectivo de su cumpleaños en lugar de gastarlos, para ayudar a alcanzar más rápido su meta.

Ya sea para un aparato o un auto, establecer y alcanzar una meta de ahorro es un proceso gratificante. Puede darle a su hijo la sensación de fortalecimiento y logro, a la vez que va desarrollando las habilidades básicas que necesita para navegar en su futuro financiero.

Cerrar Descargo de responsabilidad

El material provisto en este sitio web tiene únicamente fines informativos y no pretende ser un asesoramiento financiero ni de inversión. Bank of America y/o sus afiliados y Khan Academy, no asumen ninguna responsabilidad por cualquier pérdida o daño resultante de la confianza de alguien en la información del material provisto. Tenga en cuenta también que dicho material no se actualiza con regularidad y, por lo tanto, alguna información podría no estar al día. Consulte con su propio profesional financiero cuando tome decisiones con respecto a sus opciones financieras o de inversiones.

A continuación

Contáctenos

  • Lun. a vie. de 8 a. m. a las 12:00 a. m., horario del este
    Sab. de 8 a. m. a 8 p. m., horario del este, dom. de 9 a. m. a 8 p. m., horario del este

    866.736.2205 Lun. a vie. de 8 a. m. a las 12:00 a. m., horario del este
    Sab. de 8 a. m. a 8 p. m., horario del este, dom. de 9 a. m. a 8 p. m., horario del este
  • Programe una cita