Su guía para un seguro de salud sin preocupaciones

Ya sea que usted esté joven y saludable o esté tratando de ahorrar un poco de dinero, podría tener la tentación de negarse a tener seguro de salud. Pero sin seguro, una visita a la sala de emergencias para algo tan común como una piedra en el riñón podría costarle cerca de $40,000, de acuerdo a un estudio realizado por un investigador de Stanford University. Al conocer los diferentes planes que existen, la distribución de los costos y cómo puede ahorrar con una cuenta de ahorros para la salud (HSA), usted tiene una mejor oportunidad de mantener sus facturas médicas bajo control, para que por una pierna rota no rompa la alcancía del banco.

1

¿Para qué sirve el seguro de salud?

Los seguros de salud negociarán los costos, y por lo general le ayudarán con el pago, de cualquier cuidado de salud que tenga cobertura. La mejor manera de averiguar qué incluyen, preferiblemente antes de comprarlo, es pedir al proveedor del seguro un resumen de la descripción del programa. Para conocer más detalles puede pedir el certificado de cobertura.

Lea cuidadosamente estos documentos, especialmente si sabe que tiene necesidades de salud específicas, por ejemplo, si tiene una condición crónica como alergias, o si está intentando embarazarse. Procure entender exactamente qué está cubierto y cuánto tiene que contribuir para sus cuidados de salud.

Es probable que su plan no cubra todo. Con frecuencia quedan excluidas ciertas cosas, como la acupuntura y la cirugía estética, lo que significa que pagará el precio completo. Además, los cuidados dentales y de la vista requieren tener planes separados. Sin embargo, su plan puede ayudarle a costear los gastos relacionados con actividades para el bienestar físico, como su clase semanal de yoga o la membresía del gimnasio, así que lea las letras pequeñas.

2

¿Qué plan necesita?

Los planes pueden variar de acuerdo a la red de doctores y hospitales que incluyen, y los servicios específicos y recetas médicas que cubren. Sus costos también pueden variar. Algunos planes cobran primas más altas y pagan más por sus cuidados; en los intercambios estatales y federales de seguro de salud, estos se denominan oro o platino. Otros tienen primas más bajas y usted es responsable de más costos por los cuidados; en los intercambios, estos son planes plata o bronce, o los llamados planes de salud catastróficos.

Algunos planes son compatibles con las cuentas de ahorros para la salud (HSA), las cuales usted puede financiar con ingresos que no estén sujetos al impuesto federal sobre los ingresos, aunque se pueden aplicar impuestos estatales sobre los ingresos. Usted puede usar el dinero de la cuenta para cualquier costo elegible relacionado con la salud que pague directamente de su bolsillo. Conozca más acerca de las cuentas de ahorros para la salud (HSA) (solo se ofrece en inglés) con la información de Bank of America.

3

¿Cuánto pagará en realidad?

Aun si nunca pone un pie en un consultorio médico, para continuar su cobertura usted tiene que pagar su prima de seguro de salud cada mes. Con un plan ofrecido por el empleador, la parte de la prima que le corresponde podría deducirse de sus cheques del pago de sueldo. Si usted compra un plan por medio de un intercambio estatal o federal, podría calificar para un subsidio que reduciría la cantidad que le toca pagar. Para la cantidad restante, o si lo compra directamente de una compañía de seguros, deberá enviar un cheque o pagar de forma electrónica.

Es probable que cuando vaya a ver a un doctor tenga más gastos. Actualmente la ley exige que su compañía de seguros cubra determinadas visitas y exámenes preventivos sin cargo alguno para usted. Pero la mayor parte de otros cuidados vienen acompañados de una factura. Al final, lo que usted debe depende de las cantidades que el seguro de salud negocie con el proveedor y de las reglas respecto a cómo se dividen esos costos entre usted y el seguro. Estas son algunas de las formas comunes:

  • Copago: es una cantidad fija en dólares que usted paga por ciertos tipos de cuidados. Podría ser de $40 por cada visita a un especialista, o de $100 si va a un centro de cuidados urgentes.
  • Deducible: es la cantidad que tiene que pagar antes de que el seguro comience a pagar. En 2018, puede variar de $0 a $7,350 por persona. Podría aplicar solo a ciertos tipos de cuidados, como exámenes de sangre o una hospitalización.
  • Coaseguro: este por lo general se entiende como el porcentaje del costo total negociado que usted tiene que pagar. Podría aplicar solo a ciertas cosas.

Si su plan requiere el 20 por ciento de coaseguro para exámenes de diagnóstico por imágenes, como rayos X, resonancia magnética y tomografía computarizada, y le hacen una resonancia magnética debido a una lesión en la rodilla, así es como podría desglosarse su factura:

Costo negociado

$1,000

Usted paga

$200

La compañía de seguros paga

$800

4

¿Cuál es el peor de los casos?

La ley limita la cantidad máxima que usted paga de su propio bolsillo para cuidados bajo cobertura, aunque aun así, esta podría ser una cantidad considerable. En 2018, el máximo es de no más de $7,350 para individuos y $14,700 para familias, si se mantiene dentro de su red de proveedores. Para cuidados de salud fuera de su red de proveedores, la cantidad máxima que paga de su bolsillo podría ser considerablemente mayor y no existe un límite estipulado.

5

¿Puede seguir con sus mismos doctores?

La mejor manera de determinar si sus doctores son parte de su red de proveedores es llamar y preguntarles. También puede llamar al seguro o revisar su directorio en línea. Su plan también podría cubrir cuidados de salud de un doctor u hospital fuera de su red de proveedores. Sin embargo, la estructura de pagos podría ser diferente y por lo general usted paga más que si se mantiene dentro de su red.

6

¿Dónde puede encontrar un seguro de salud?

¿Tiene un empleador, cónyuge o pareja doméstica, o (si aún es menor de 26 años) tiene padres con un buen plan de salud? De ser así, tal vez pueda obtener cobertura a través de ellos. Podría calificar para un programa estatal o federal, o tal vez pueda comprar una póliza por medio de un intercambio estatal o federal. Puede explorar esas opciones en línea. También puede ponerse en contacto directamente con las compañías de seguros de salud y preguntar acerca de lo que ofrecen.

Cerrar Descargo de responsabilidad

El material provisto en este sitio web tiene únicamente fines informativos y no pretende ser un asesoramiento financiero ni de inversión. Bank of America y/o sus afiliados y Khan Academy, no asumen ninguna responsabilidad por cualquier pérdida o daño resultante de la confianza de alguien en la información del material provisto. Tenga en cuenta también que dicho material no se actualiza con regularidad y, por lo tanto, alguna información podría no estar al día. Consulte con su propio profesional financiero cuando tome decisiones con respecto a sus opciones financieras o de inversiones.

A continuación

Contáctenos

  • Lun. a vie. de 8 a. m. a las 12:00 a. m., horario del este
    Sab. de 8 a. m. a 8 p. m., horario del este, dom. de 9 a. m. a 8 p. m., horario del este

    866.736.2205 Lun. a vie. de 8 a. m. a las 12:00 a. m., horario del este
    Sab. de 8 a. m. a 8 p. m., horario del este, dom. de 9 a. m. a 8 p. m., horario del este
  • Programe una cita