Cómo lidiar con los costos del cuidado de personas

Cuidar a los padres u otros seres queridos puede ser uno de los roles más importantes que desempeñará, pero también puede ser una carga financiera pesada. Las facturas médicas y el costo de una atención prolongada pueden ser altos: una habitación privada en un asilo de ancianos puede costar miles de dólares al mes. El costo corre por cuenta propia si no está cubierto por Medicare o un seguro de salud privado.

Desde reducciones de impuestos hasta la asistencia de cuidados de la salud, estas son cinco estrategias para ayudar a reducir los gastos y aliviar el estrés provocado por el cuidado de ancianos o de cualquier persona que necesite asistencia.

1

Prepárese para el rol ahora

Nunca es demasiado pronto para hablar con los miembros de la familia sobre los posibles escenarios. Por ejemplo, ¿qué tal si sus padres tienen que venir a vivir con usted? o ¿qué tal si viven lejos y usted tiene que viajar frecuentemente para ayudar a cuidar de ellos? Es importante comprender cómo esto podría afectar otros aspectos de su vida, como su profesión y sus responsabilidades con su familia inmediata. Además, podría comenzar a ahorrar anticipadamente y estar preparado para cualquier gasto de cuidado de personas. También, considere obtener un poder notarial, en caso que un ser querido necesite que usted tome decisiones en su nombre en el futuro.

2

Busque alternativas de asistencia financiera

Los siguientes son algunos de los programas que pueden ayudar a cubrir los costos de atención: Medicaid, Medicare, programas de descuento en recetas médicas, subsidios compasivos del Seguro Social, asistencia para personas discapacitadas, intercambios estatales para el cuidado de la salud, y otros programas. Los requisitos para calificar en dichos programas se determinan basándose en cada individuo, así que busque el tipo de asistencia que califica para su situación. El lugar ideal para comenzar la búsqueda es el sitio web del programa de cuidados de salud de su estado, o el sitio web healthcare.gov. En la mayoría de los casos, usted tendrá la oportunidad de programar una cita con uno de los representantes de asistencia de cuidados de la salud, para que encuentre el tipo de ayuda al que usted califica, de acuerdo a sus necesidades.

3

Examine el seguro de cuidado a largo plazo

La póliza del seguro de cuidado a largo plazo es una de las formas más comunes de ayudar con el cuidado de personas. Medicare y las pólizas estándar de seguro médico no cubren los cuidados a largo plazo. Medicaid está obligado a cubrir cuidados a largo plazo, sin embargo, solo lo hará si usted cumple con los requisitos, lo que podría significar que usted ya agotó sus demás recursos. El seguro de cuidados a largo plazo está diseñado para comenzar donde esas pólizas terminan. Este tipo de seguro cubre los costos de asistencia, incluyendo el desempeño de las tareas cotidianas básicas como vestirse, comer y bañarse.

Si usted piensa que tendrá que planificar cuidados a largo plazo, es bueno que comience cuanto antes. (Merrill Edge ofrece más información sobre cómo planificar para los cuidados a largo plazo (solo se ofrece en inglés).) De acuerdo a la Asociación Americana de Seguros de Cuidados a Largo Plazo (American Association for Long-Term Insurance), en 2018 el costo promedio anual de una póliza de cuidados a largo plazo para una pareja de 60 años es de $3,490. Al cumplir los 65 años, la prima del seguro aumenta a $4,675.

4

Examine los beneficios de impuestos de cuidados para dependientes

Si la persona a la que usted cuida califica como dependiente en su declaración de impuestos, puede ser que usted cumpla con los requisitos para recibir ciertos beneficios de impuestos. (Consulte la página web del Servicio de Impuestos Internos, IRS, para ver quién califica como dependiente). Usted podría deducir la cantidad que paga por los gastos médicos de su dependiente hasta cierta cantidad, incluyendo modificaciones que haya hecho en su casa para atender las necesidades médicas.

Además, usted podría calificar para un crédito fiscal por cuidado de dependientes de hasta 35 por ciento de un máximo de $3,000 por un menor o un dependiente, o de $6,000, por dos o más. Dependiendo de cuánto gastó en cuidados de un menor o un dependiente mientras que usted y su cónyuge trabajaron o buscaron empleo, así como de la cantidad de sus ingresos obtenidos, usted podría recibir un crédito fiscal de hasta $1,050 por un dependiente, o $2,100 por dos o más. Esto incluye las cantidades que pagó por los cuidados de su dependiente, ya sea en casa o en un centro, debido a que su horario de trabajo no le permitió hacerlo. Además, usted podría pagar estos gastos al destinar una parte de sus ingresos antes de impuestos a la Cuenta de Gastos Flexibles para Cuidados de Dependientes (DCFSA). Recuerde que podría no recibir todo el crédito por cuidado de dependientes si contribuye a una DCFSA.

Los reglamentos del IRS sobre los beneficios de impuestos relacionados con los dependientes son específicos, así que revíselos o consulte con un profesional en impuestos para determinar si califica y lo que debe hacer para presentar su declaración correctamente.

5

Considere los beneficios fiscales de las cuentas de ahorro o de gastos de la salud

Si su ser querido califica como un dependiente en su declaración de impuestos, usted podría utilizar las Cuentas de Ahorro para la Salud (HSA), las Cuentas de Reembolso de la Salud (HRA) y/o las Cuentas de Gastos Flexibles (FSA) para ayudar a cubrir los gastos médicos, dentales y de visión que califiquen. Por ejemplo, es posible que pueda destinar una parte de sus ingresos antes de impuestos a una cuenta de salud FSA para pagar gastos por cuidados de la salud que califiquen y contraídos por el dependiente. Cada cuenta tiene distintos requisitos de elegibilidad, así como ventajas y desventajas, según su situación particular. Si usted está considerando alguna de ellas, es buena idea consultar con un profesional de impuestos o con su empleador, quien puede que ofrezca o no este tipo de cuentas. Usar alguna de estas cuentas puede ayudarle a que su dinero rinda más, y a reducir sus ingresos sujetos a impuestos.

Cerrar versión de texto

Fuentes: Healthcare.gov; IRS; Oficina de Administración de Personal de los EE. UU. (OPM)

HSA
Podría distribuir la inversión de fondos de la cuenta: Sí
Se puede usar para deducibles o copagos: Sí (Algunos tipos de cuentas de salud FSA pueden tener restricciones en cuanto a su uso para copagos y deducibles).
Puede usar el dinero antes de que se financie: No
Es su cuenta: Sí
Es la cuenta de su empleador: No

HRA
Podría distribuir la inversión de fondos de la cuenta: No
Se puede usar para deducibles o copagos: Sí (Algunos tipos de cuentas de salud FSA pueden tener restricciones en cuanto a su uso para copagos y deducibles).
Puede usar el dinero antes de que se financie: No
Es su cuenta: No
Es la cuenta de su empleador: Sí

FSA de salud
Podría distribuir la inversión de fondos de la cuenta: No
Se puede usar para deducibles o copagos: Sí (Algunos tipos de cuentas de salud FSA pueden tener restricciones en cuanto a su uso para copagos y deducibles).
Puede usar el dinero antes de que se financie: Sí
Es su cuenta: No
Es la cuenta de su empleador: Sí

FSA de cuidados de dependiente
Podría distribuir la inversión de fondos de la cuenta: No
Se puede usar para deducibles o copagos: No (Algunos tipos de cuentas de salud FSA pueden tener restricciones en cuanto a su uso para copagos y deducibles).
Puede usar el dinero antes de que se financie: No
Es su cuenta: No
Es la cuenta de su empleador: Sí

Los costos que implican los cuidados de la salud pueden constituir una parte importante de su panorama financiero. Estas herramientas y opciones pueden ayudarle a manejar los gastos de cuidados sin poner en riesgo sus propios ahorros.

Cerrar Descargo de responsabilidad

El material provisto en este sitio web tiene únicamente fines informativos y no pretende ser un asesoramiento financiero ni de inversión. Bank of America y/o sus afiliados y Khan Academy, no asumen ninguna responsabilidad por cualquier pérdida o daño resultante de la confianza de alguien en la información del material provisto. Tenga en cuenta también que dicho material no se actualiza con regularidad y, por lo tanto, alguna información podría no estar al día. Consulte con su propio profesional financiero cuando tome decisiones con respecto a sus opciones financieras o de inversiones.

A continuación

Contáctenos

  • Lun. a vie. de 8 a. m. a las 12:00 a. m., horario del este
    Sab. de 8 a. m. a 8 p. m., horario del este, dom. de 9 a. m. a 8 p. m., horario del este

    866.736.2205 Lun. a vie. de 8 a. m. a las 12:00 a. m., horario del este
    Sab. de 8 a. m. a 8 p. m., horario del este, dom. de 9 a. m. a 8 p. m., horario del este
  • Programe una cita

Este material debe considerarse como información general sobre los cuidados y consideraciones de salud, y no pretende dar consejos específicos sobre cuidados de salud. Si tiene preguntas respecto a su situación en particular, póngase en contacto con su profesional legal, fiscal o especializado.

Merrill Edge is available through Merrill Lynch, Pierce, Fenner & Smith Incorporated (MLPF&S), and consists of the Merrill Edge Advisory Center (investment guidance) and self-directed online investing.

Los productos bancarios son suministrados por Bank of America, N.A. y bancos afiliados, Miembros de FDIC y subsidiarias en propiedad absoluta de Bank of America Corporation.

Investment products offered through MLPF&S and insurance and annuity products offered through MLLA: 

Are Not

FDIC Insured 

Are Not

Bank Guaranteed

May Lose Value

Are Not

Deposits

Are Not Insured

by Any Federal Government Agency

Are Not a Condition

to Any Banking Service or Activity

MLPF&S is a registered broker-dealer, Member SIPC and a wholly owned subsidiary of Bank of America Corporation (BofA Corp). Merrill Lynch Life Agency Inc. (MLLA) is a licensed insurance agency and wholly owned subsidiary of BofA Corp.

Ni Bank of America Corporation, sus filiales o sus asesores financieros proporcionan asesoramiento legal, fiscal o contable. Debe consultar con sus propios asesores legales o fiscales antes de tomar cualquier decisión financiera.