Cómo evitar las deudas durante la jubilación: una guía para sus 40, 50 y 60 años

A nadie le gusta la idea de tener grandes deudas al momento de jubilarse. Estos consejos le pueden ayudar a reducir lo que debe, ya sea que esté llegando a la mediana edad o a sus años dorados.

No siempre es práctico jubilarse sin tener deudas. Sin embargo, mientras más se acerque a su jubilación, más pesada será la carga de la deuda. Cada dólar que usted le paga a un prestamista podría destinarlo a gastos básicos, vacaciones o al legado para sus hijos. No es necesario jubilarse sin deudas, pero es buena idea reducir lo que debe antes de dejar de trabajar. Este plan le podría ayudar:

A sus 40 años: pague las deudas de alto costo

  • Primero reduzca la deuda de la tarjeta de crédito. Nada consume más rápido sus ahorros para la jubilación que la deuda con una alta tasa de interés, y la deuda de tarjetas de crédito podría encabezar la lista. Si tiene deudas de tarjetas de crédito, trate de pagar más que el mínimo mensual, y si puede, destine dinero adicional a su presupuesto para pagar sus tarjetas lo más pronto posible. Si tiene saldos en varias tarjetas, pague primero la que tenga una tasa de interés más alta, o considere consolidar sus saldos en la tarjeta con la tasa más baja.
  • Luego reduzca los préstamos que no puede deducir. Una vez que reduzca los saldos pendientes de tarjetas de crédito, haga lo mismo con la deuda que no sea deducible de impuestos, como la del préstamo para automóviles. La misma estrategia aplica aquí: primero ocúpese del préstamo con la tasa de interés más alta. Si bien aún faltan décadas para su jubilación, es posible que esté llegando a su nivel más alto de poder adquisitivo y pueda destinar más ingresos para cumplir con esta obligación.
  • Continúe ahorrando para la jubilación. Al mismo tiempo, siga concentrándose en sus otras metas, particularmente en las de ahorro para la jubilación. De hecho, es posible que tenga más sentido usar los fondos disponibles para maximizar las contribuciones en sus cuentas de jubilación, en vez de pagar deudas deducibles de impuestos como el interés de la hipoteca.

Si es posible, trabaje simultáneamente en sus ahorros y en reducir la deuda, captando las ventajas fiscales cuando se presenten oportunidades de ahorro.

A sus 50 años: calcule la hipoteca

  • Tal vez no tenga sentido pagar su hipoteca. El gasto de vivienda es el más alto para muchos hogares, incluso entre los ancianos. Sin embargo, aunque pagar su hipoteca puede liberar más dinero en efectivo para la jubilación, tal vez no siempre sea la mejor opción. Puede ser que reciba una deducción de impuestos considerable en los pagos de interés de su hipoteca. Si el préstamo de su vivienda tiene una tasa de interés baja, tal vez sea más prudente invertir su dinero que destinarlo a pagos de hipoteca adicionales. Pero si ya pagó sus tarjetas de crédito y ha contribuido la cantidad máxima a sus cuentas de jubilación, tendría sentido reducir su hipoteca, especialmente si no representa un recorte tributario considerable.
  • Considere refinanciar. Si tiene un buen crédito, tal vez pueda refinanciar su hipoteca a una tasa de interés más baja, lo cual reduciría sus pagos mensuales. Otra alternativa, es pasar a tener una casa más pequeña con costos más bajos de impuesto sobre la propiedad, seguro, mantenimiento y servicios.
  • Mantenga su 401(k) fuera del alcance. Lo que no debe hacer para reducir su hipoteca (o cualquier deuda) es retirar el dinero de su 401(k) o cualquier otra cuenta para la jubilación. Si usted tiene menos de 59 años y medio, y retira dinero de una Cuenta Individual de Jubilación (Individual Retirement Account, o IRA) o un 401(k), le podrían cobrar impuestos sobre la renta, un 10 por ciento adicional en impuestos federales y quizá también impuestos estatales. Incluso, podría pagar más en impuestos adicionales que lo que pagaría en los intereses de su deuda. Sin embargo, lo más importante es que cuando retira dinero de su plan de jubilación, usted no tiene acceso a esos fondos durante la jubilación, momento en el cual podría necesitarlo más.
  • Enfóquese en destinar más dinero para la jubilación. Una vez que cumpla 50 años, tendrá derecho a hacer contribuciones de montos más altos a sus cuentas 401(k) e IRA. Conozca más en Merrill acerca de cuánto puede contribuir y cuánto podrían aumentar los montos pequeños a través del tiempo (solo se ofrece en inglés).

A sus 60 años: concéntrese en una jubilación libre de deuda

  • Mantenga las deudas al mínimo. Una jubilación ideal es aquella en la que sus ingresos están destinados exclusivamente a sus necesidades y metas, y no a sus obligaciones. Así que siga trabajando activamente en el pago de su deuda.
  • Extienda sus años de ingresos. Si no puede encontrar espacio en su presupuesto para reforzar los pagos de su deuda, busque maneras de generar más ingresos.
  • Considere posponer la jubilación unos cuantos años. Merrill ofrece información acerca del Seguro Social y su jubilación (solo se ofrece en inglés), incluyendo información sobre cómo el aplazar la edad en la que recibe los pagos del seguro social puede brindarle más beneficios de por vida. Saber cuándo es el mejor momento para reclamar el Seguro Social puede significar más dinero para ayudarle a manejar cualquier deuda que le quede.
  • Reevalúe su presupuesto. Lo último que desea es tener más deuda a medida que se acerque a su jubilación. Vea de cerca sus hábitos de gasto actuales e identifique las áreas donde puede hacer recortes. Al reducir los gastos básicos ahora, necesitará menos para mantener su estilo de vida durante su jubilación.

Su estrategia para manejar la deuda es un proceso en evolución que cambia según la etapa de vida y circunstancias en las que se encuentre. Para muchos, es inevitable arrastrar la deuda hasta la jubilación. Pero mientras más rápido cree una estrategia para afrontarla, más fácil será eliminarla y más oportunidad tendrá de vivir la jubilación que siempre ha esperado tener.

Cerrar Descargo de responsabilidad

El material que se proporciona en este sitio web es solo con fines informativos y no tiene como objetivo ofrecer asesoramiento financiero, fiscal o de inversión. Bank of America y/o sus afiliadas, y Khan Academy no asumen ninguna responsabilidad por pérdidas o daños ocasionados como resultado de la confianza depositada en los materiales proporcionados. Tenga en cuenta que dicho material no se actualiza con regularidad y que por lo tanto alguna información podría no ser actual. Consulte a su profesional financiero y a su asesor fiscal personal al momento de tomar decisiones acerca de su situación financiera.

A continuación

Contáctenos

  • Lun. a vie. de 8 a.m. a las 12:00 a.m., horario del este
    Sab. de 8 a.m. a 8 p.m., horario del este, dom. de 9 a.m. a 8 p.m., horario del este

    866.736.2205 Lun. a vie. de 8 a.m. a las 12:00 a.m., horario del este
    Sab. de 8 a.m. a 8 p.m., horario del este, dom. de 9 a.m. a 8 p.m., horario del este
  • Programe una cita

Merrill Lynch, Pierce, Fenner & Smith Incorporated (“MLPF&S” or “Merrill”) makes available certain investment products sponsored, managed, distributed or provided by companies that are affiliates of Bank of America Corporation (BofA Corp). MLPF&S is a registered broker-dealer, Member SIPC and a wholly owned subsidiary of BofA Corp.

Los productos bancarios, hipotecarios y sobre el valor acumulado de la vivienda son suministrados por Bank of America, N.A., y bancos afiliados, Miembros de FDIC y subsidiarias en propiedad absoluta de Bank of America Corporation. El crédito y la garantía están sujetos a aprobación. Se aplican términos y condiciones. Esto no constituye un compromiso de préstamo. Los programas, tasas, términos y condiciones están sujetos a cambio sin previo aviso.

Investment products:

Are Not

FDIC Insured

Are Not

Bank Guaranteed

May Lose Value