Ayudar a su adolescente a manejar una cuenta de cheques

Ofrecerle a su adolescente la oportunidad de tener su propia experiencia bancaria es una buena manera de enseñarles acerca de la responsabilidad financiera. Descubra cómo el manejo de una cuenta de cheques personal puede ayudar a los adolescentes a aprender lecciones valiosas sobre presupuestos, gastos y ahorros.

Transcripción
Cerrar Descargo de responsabilidad

El material que se proporciona en este sitio web es solo con fines informativos y no tiene como objetivo ofrecer asesoramiento financiero, fiscal o de inversión. Bank of America y/o sus afiliadas, y Khan Academy no asumen ninguna responsabilidad por pérdidas o daños ocasionados como resultado de la confianza depositada en los materiales proporcionados. Tenga en cuenta que dicho material no se actualiza con regularidad y que por lo tanto alguna información podría no ser actual. Consulte a su profesional financiero y a su asesor fiscal personal al momento de tomar decisiones acerca de su situación financiera.

Cerrar transcripción

Cómo ayudar a su hijo adolescente a manejar una cuenta de cheques

Abrir una cuenta de cheques es un paso importante para la vida financiera de su adolescente y es una gran oportunidad para que hable con él o ella sobre manejar los gastos y crear objetivos de ahorro.

Cuando crea que su adolescente está listo, al obtener su primer empleo o cuando crea que es lo suficientemente maduro, siga estos consejos para elegir la cuenta adecuada y enséñele cómo usarla responsablemente. En la mayoría de los bancos, puede abrir una cuenta de cheques para adolescentes cuando cumplan 13 años.

Generalmente se requiere que un padre sea titular conjunto de la cuenta hasta que su hijo cumpla 18 años.

[Gráfico en pantalla: Los menores de 18 años tienen que tener a uno de los padres como titular conjunto de la cuenta]

Como titular conjunto, tendrá la capacidad de controlar y acceder a la cuenta, si lo desea. Muchos bancos ofrecen acceso en línea y móvil para que su adolescente pueda revisar el estado de la cuenta cuando quiera.

Algunas cuentas ofrecen alertas por correo electrónico y mensaje de texto para advertir a su adolescente sobre compras sospechosas o saldos bajos, lo que puede ser útil para un adolescente que comienza a manejar su propio dinero.

Mientras se informa, tenga en cuenta las funciones y los cargos asociados a cada cuenta para elegir la adecuada para usted y su hijo. Una vez que usted y su hija se inscriban en una cuenta, ella recibirá una chequera y una tarjeta de débito a su nombre.

Asegúrese de que las tenga en un lugar seguro y que no las preste a nadie, ni siquiera a sus amigos. Recomiende a su hija que lleve un registro de su cuenta y revise su saldo regularmente. La ventaja de efectuar transacciones bancarias tiene sus desventajas, y más para adolescentes que aprenden a manejar su propio dinero por primera vez.

Si no hace un seguimiento de su cuenta, es posible que no se dé cuenta de lo que gasta, por lo que puede correr el riesgo de recibir cheques devueltos por el banco, cargos por sobregiro, transacciones rechazadas o cargos por saldo mínimo.

Existen muchas maneras para que su hija controle su cuenta. Primero, sugiera que lleve un registro de sus transacciones.

[Gráfico en pantalla: Llevar un registro de las transacciones]

Algunas chequeras vienen con libretas que su hija puede usar para registrar sus depósitos y retiros, para llevar un registro de su saldo.

Si su hija tiene un teléfono inteligente, le puede resultar más sencillo llevar un registro de transacciones con una aplicación bancaria. Puede ser más complejo llevar un registro al viajar, por eso, recomiéndele que guarde los comprobantes de transacciones, como compras en tiendas y retiros de cajeros automáticos, y que las anote en su registro de transacciones cuando llegue a casa.

[Gráfico en pantalla: Revisar el saldo de la cuenta en línea]

Luego, recomiéndele que entre a su cuenta cada dos o tres días para consultar su saldo e historial de transacciones, y compararlos con su registro de transacciones.

¿El saldo de la cuenta en línea refleja sus registros? Si no es así, puede deberse a ciertas transacciones que aún no se han registrado.

[Gráfico en pantalla: Revisar el estado de cuenta mensual]

Además, debería revisar los cargos y depósitos todos los meses, cuando llegue su estado de cuenta.

Esta es una gran oportunidad para que sepa la cantidad y los motivos de sus gastos. Esto también puede ayudar para administrar un presupuesto y decidir cuánto apartar para objetivos de ahorro a largo plazo.

Finalmente, sugiera que establezca recordatorios en su calendario o teléfono para revisar todo bien.

[Gráfico en pantalla: Revisar las transacciones para identificar compras sospechosas]

Revisar sus transacciones cuidadosamente también puede ayudar a identificar compras sospechosas.

Lamentablemente, el fraude de cuenta es una creciente preocupación, especialmente para los adolescentes. Debe revisar su estado de cuenta al detalle para verificar sus compras. Si nota alguna actividad sospechosa, asegúrese de comunicarse con su banco lo antes posible.

[Gráfico en pantalla: Cargos de la cuenta de cheques]

Casi todas las cuentas de cheques tienen cargos. Incluso una cuenta de cheques "gratis" sin cargo mensual probablemente tenga otros cargos.

[Gráfico en pantalla de ejemplos de los cargos que pueden aplicarse a las cuentas de cheques "gratis": cargo por uso de cajero fuera de la red, cargo por cheque devuelto, cargo por saldo inferior al saldo mínimo y cargo por sobregiro.]

Enseñarle a su adolescente sobre los cargos asociados a su cuenta puede ayudarle a evitarlos. Los tres cargos más comunes son cargos mensuales de cuenta, cargos por sobregiro, y cargos por usar un cajero automático, o ATM, fuera de la red. Muchas cuentas de cheques tienen un cargo mensual de cuenta o un cargo de mantenimiento mensual si el saldo de la cuenta es menor que el saldo mínimo. Se pueden aplicar cargos por sobregiro si su adolescente intenta retirar más dinero del que tiene en su cuenta.

Esto puede ocurrir debido a un cheque, compra con tarjeta de débito o retiro en un ATM. Si su adolescente emite un cheque por una cantidad mayor a la que tiene en su cuenta, se aplica un cargo. Pero pueden ocurrir otras cosas si el sobregiro es por una tarjeta de débito o de ATM.

Por defecto, las transacciones con tarjeta de débito de su adolescente no estarán cubiertas por ningún servicio de sobregiro, por lo que cualquier sobregiro con su tarjeta será rechazado y no podrá realizar la transacción. Pero algunos padres optan por servicios de sobregiro.

Por eso, si su adolescente tiene una emergencia, podrá usar la tarjeta y pagar lo que necesite y no le rechazarán la transacción, sin embargo, estos servicios generalmente vienen con cargos.

Existen dos servicios de sobregiro comunes: la cobertura cuando el banco autoriza un sobregiro, pero aplica un cargo si no se deposita dinero suficiente en la cuenta el mismo día laborable. Y la protección contra sobregiros que permite que su adolescente sobregire su cuenta y transfiera dinero desde otra cuenta vinculada, generalmente, por un cargo menor.

A pesar de que son buenas opciones en caso de emergencia, si su adolescente comete un error y sobregira su cuenta, incluso por un dólar, es probable que resulte en un cargo. Si la cuenta no aplica cargos por servicios de sobregiro o decide pagar usted mismo los cargos por sobregiro, considere establecer algunas sanciones para que comprenda que hay consecuencias por sobregirar su cuenta y aprenda que evitar sobregiros es importante.

La mejor manera en que su hija puede evitar un sobregiro es llevar un registro rutinario de su saldo en un registro de transacciones y confirmar regularmente su saldo en línea. También puede inscribirse en alertas de mensaje de texto del banco que advierten cuando su saldo es bajo. Mientras revisa el saldo de la cuenta en línea, debe ser muy consciente de que el saldo disponible que ve puede no ser lo que realmente tiene para gastar.

[Gráfico en pantalla de un cheque con la nota de que puede demorar en ser aprobado]

Por ejemplo, puede no darse cuenta de que un cheque que giró puede tardar más tiempo en cobrarse si la otra persona no lo deposita inmediatamente.

O, si usa su tarjeta de débito para pagar por gasolina, la próxima vez que inicie una sesión en su cuenta en línea quizá vea una transacción pendiente por más o menos que el costo real de la gasolina que compró.

Si bien la transacción está pendiente, no podrá usar los fondos retenidos. Y el registro en la cuenta de la cantidad final de la transacción puede tardar algunos días. Este es uno de los motivos por lo que es importante que lleve un registro de transacciones que ella puede comparar con el saldo de la cuenta.

También debería tener en cuenta cuándo está disponible el dinero depositado en su cuenta. Es posible que no comprenda que solo una parte de su depósito puede ser utilizado inmediatamente. Muchos bancos muestran en su página de transacciones en línea cuándo los fondos de depósitos estarán disponibles.

Recomiéndele que considere inscribirse para depósitos directos si tiene un empleo y se lo ofrece su empleador. Los depósitos directos están disponibles inmediatamente, lo que significa que el pago del sueldo se registra más rápido.

Los cargos por uso de ATM son otros cargos frecuentes que su adolescente puede no conocer. La mayoría de los bancos permite que los clientes retiren dinero de sus propios ATM sin cargos. Pero si usa un ATM de otro banco o un cajero automático privado, como los que hay en tiendas y gasolineras, es posible que se aplique un cargo.

Su propio banco puede aplicar un cargo adicional por una transacción fuera de la red. Su adolescente puede evitar estos cargos retirando dinero de los ATM de su propio banco. La mayoría de los bancos también informan las ubicaciones de los ATM en línea y tienen aplicaciones móviles que muestran dónde se encuentra el ATM más cercano.

Su adolescente también puede evitar los cargos de ATM al obtener efectivo cuando compre algo en tiendas. Otra cosa a tener en cuenta sobre los cargos de ATM: muchos bancos permiten una cantidad ilimitada de retiros por mes, pero algunas cuentas pueden tener un cargo después de una cierta cantidad de retiros.

Abrir la primera cuenta de cheques es un gran paso hacia la independencia financiera. Ayudar a que su adolescente comprenda cómo funcionan sus cuentas y alentarlo a que tenga el hábito de controlar sus cuentas regularmente puede ayudar a que aprenda cómo manejar su dinero responsablemente.

Al hacer esto, ayudará a establecer las bases de buenos hábitos financieros en el futuro.

[Gráfico legal en pantalla:
Mejores Hábitos FinancierosTM
Creado por Bank of America
BetterMoneyHabits.com

El material proporcionado en el presente sitio web es de carácter informativo únicamente y no constituye asesoramiento en materia de inversiones o finanzas. Bank of America y/o sus afiliados no asumen ninguna responsabilidad por cualquier perjuicio o pérdida que resulte de la confianza del usuario en dicho material. Tenga en cuenta que este no se actualiza de forma periódica, por lo que puede no corresponder con la realidad actual. Consulte con su asesor financiero antes de tomar una decisión relativa al manejo de sus inversiones y finanzas. © 2018 Bank of America Corporation.]

Cómo ayudar a su hijo adolescente a manejar una cuenta de cheques

Abrir una cuenta de cheques es un paso importante para la vida financiera de su adolescente y es una gran oportunidad para que hable con él o ella sobre manejar los gastos y crear objetivos de ahorro.

Cuando crea que su adolescente está listo, al obtener su primer empleo o cuando crea que es lo suficientemente maduro, siga estos consejos para elegir la cuenta adecuada y enséñele cómo usarla responsablemente. En la mayoría de los bancos, puede abrir una cuenta de cheques para adolescentes cuando cumplan 13 años.

Generalmente se requiere que un padre sea titular conjunto de la cuenta hasta que su hijo cumpla 18 años.

[Gráfico en pantalla: Los menores de 18 años tienen que tener a uno de los padres como titular conjunto de la cuenta]

Como titular conjunto, tendrá la capacidad de controlar y acceder a la cuenta, si lo desea. Muchos bancos ofrecen acceso en línea y móvil para que su adolescente pueda revisar el estado de la cuenta cuando quiera.

Algunas cuentas ofrecen alertas por correo electrónico y mensaje de texto para advertir a su adolescente sobre compras sospechosas o saldos bajos, lo que puede ser útil para un adolescente que comienza a manejar su propio dinero.

Mientras se informa, tenga en cuenta las funciones y los cargos asociados a cada cuenta para elegir la adecuada para usted y su hijo. Una vez que usted y su hija se inscriban en una cuenta, ella recibirá una chequera y una tarjeta de débito a su nombre.

Asegúrese de que las tenga en un lugar seguro y que no las preste a nadie, ni siquiera a sus amigos. Recomiende a su hija que lleve un registro de su cuenta y revise su saldo regularmente. La ventaja de efectuar transacciones bancarias tiene sus desventajas, y más para adolescentes que aprenden a manejar su propio dinero por primera vez.

Si no hace un seguimiento de su cuenta, es posible que no se dé cuenta de lo que gasta, por lo que puede correr el riesgo de recibir cheques devueltos por el banco, cargos por sobregiro, transacciones rechazadas o cargos por saldo mínimo.

Existen muchas maneras para que su hija controle su cuenta. Primero, sugiera que lleve un registro de sus transacciones.

[Gráfico en pantalla: Llevar un registro de las transacciones]

Algunas chequeras vienen con libretas que su hija puede usar para registrar sus depósitos y retiros, para llevar un registro de su saldo.

Si su hija tiene un teléfono inteligente, le puede resultar más sencillo llevar un registro de transacciones con una aplicación bancaria. Puede ser más complejo llevar un registro al viajar, por eso, recomiéndele que guarde los comprobantes de transacciones, como compras en tiendas y retiros de cajeros automáticos, y que las anote en su registro de transacciones cuando llegue a casa.

[Gráfico en pantalla: Revisar el saldo de la cuenta en línea]

Luego, recomiéndele que entre a su cuenta cada dos o tres días para consultar su saldo e historial de transacciones, y compararlos con su registro de transacciones.

¿El saldo de la cuenta en línea refleja sus registros? Si no es así, puede deberse a ciertas transacciones que aún no se han registrado.

[Gráfico en pantalla: Revisar el estado de cuenta mensual]

Además, debería revisar los cargos y depósitos todos los meses, cuando llegue su estado de cuenta.

Esta es una gran oportunidad para que sepa la cantidad y los motivos de sus gastos. Esto también puede ayudar para administrar un presupuesto y decidir cuánto apartar para objetivos de ahorro a largo plazo.

Finalmente, sugiera que establezca recordatorios en su calendario o teléfono para revisar todo bien.

[Gráfico en pantalla: Revisar las transacciones para identificar compras sospechosas]

Revisar sus transacciones cuidadosamente también puede ayudar a identificar compras sospechosas.

Lamentablemente, el fraude de cuenta es una creciente preocupación, especialmente para los adolescentes. Debe revisar su estado de cuenta al detalle para verificar sus compras. Si nota alguna actividad sospechosa, asegúrese de comunicarse con su banco lo antes posible.

[Gráfico en pantalla: Cargos de la cuenta de cheques]

Casi todas las cuentas de cheques tienen cargos. Incluso una cuenta de cheques "gratis" sin cargo mensual probablemente tenga otros cargos.

[Gráfico en pantalla de ejemplos de los cargos que pueden aplicarse a las cuentas de cheques "gratis": cargo por uso de cajero fuera de la red, cargo por cheque devuelto, cargo por saldo inferior al saldo mínimo y cargo por sobregiro.]

Enseñarle a su adolescente sobre los cargos asociados a su cuenta puede ayudarle a evitarlos. Los tres cargos más comunes son cargos mensuales de cuenta, cargos por sobregiro, y cargos por usar un cajero automático, o ATM, fuera de la red. Muchas cuentas de cheques tienen un cargo mensual de cuenta o un cargo de mantenimiento mensual si el saldo de la cuenta es menor que el saldo mínimo. Se pueden aplicar cargos por sobregiro si su adolescente intenta retirar más dinero del que tiene en su cuenta.

Esto puede ocurrir debido a un cheque, compra con tarjeta de débito o retiro en un ATM. Si su adolescente emite un cheque por una cantidad mayor a la que tiene en su cuenta, se aplica un cargo. Pero pueden ocurrir otras cosas si el sobregiro es por una tarjeta de débito o de ATM.

Por defecto, las transacciones con tarjeta de débito de su adolescente no estarán cubiertas por ningún servicio de sobregiro, por lo que cualquier sobregiro con su tarjeta será rechazado y no podrá realizar la transacción. Pero algunos padres optan por servicios de sobregiro.

Por eso, si su adolescente tiene una emergencia, podrá usar la tarjeta y pagar lo que necesite y no le rechazarán la transacción, sin embargo, estos servicios generalmente vienen con cargos.

Existen dos servicios de sobregiro comunes: la cobertura cuando el banco autoriza un sobregiro, pero aplica un cargo si no se deposita dinero suficiente en la cuenta el mismo día laborable. Y la protección contra sobregiros que permite que su adolescente sobregire su cuenta y transfiera dinero desde otra cuenta vinculada, generalmente, por un cargo menor.

A pesar de que son buenas opciones en caso de emergencia, si su adolescente comete un error y sobregira su cuenta, incluso por un dólar, es probable que resulte en un cargo. Si la cuenta no aplica cargos por servicios de sobregiro o decide pagar usted mismo los cargos por sobregiro, considere establecer algunas sanciones para que comprenda que hay consecuencias por sobregirar su cuenta y aprenda que evitar sobregiros es importante.

La mejor manera en que su hija puede evitar un sobregiro es llevar un registro rutinario de su saldo en un registro de transacciones y confirmar regularmente su saldo en línea. También puede inscribirse en alertas de mensaje de texto del banco que advierten cuando su saldo es bajo. Mientras revisa el saldo de la cuenta en línea, debe ser muy consciente de que el saldo disponible que ve puede no ser lo que realmente tiene para gastar.

[Gráfico en pantalla de un cheque con la nota de que puede demorar en ser aprobado]

Por ejemplo, puede no darse cuenta de que un cheque que giró puede tardar más tiempo en cobrarse si la otra persona no lo deposita inmediatamente.

O, si usa su tarjeta de débito para pagar por gasolina, la próxima vez que inicie una sesión en su cuenta en línea quizá vea una transacción pendiente por más o menos que el costo real de la gasolina que compró.

Si bien la transacción está pendiente, no podrá usar los fondos retenidos. Y el registro en la cuenta de la cantidad final de la transacción puede tardar algunos días. Este es uno de los motivos por lo que es importante que lleve un registro de transacciones que ella puede comparar con el saldo de la cuenta.

También debería tener en cuenta cuándo está disponible el dinero depositado en su cuenta. Es posible que no comprenda que solo una parte de su depósito puede ser utilizado inmediatamente. Muchos bancos muestran en su página de transacciones en línea cuándo los fondos de depósitos estarán disponibles.

Recomiéndele que considere inscribirse para depósitos directos si tiene un empleo y se lo ofrece su empleador. Los depósitos directos están disponibles inmediatamente, lo que significa que el pago del sueldo se registra más rápido.

Los cargos por uso de ATM son otros cargos frecuentes que su adolescente puede no conocer. La mayoría de los bancos permite que los clientes retiren dinero de sus propios ATM sin cargos. Pero si usa un ATM de otro banco o un cajero automático privado, como los que hay en tiendas y gasolineras, es posible que se aplique un cargo.

Su propio banco puede aplicar un cargo adicional por una transacción fuera de la red. Su adolescente puede evitar estos cargos retirando dinero de los ATM de su propio banco. La mayoría de los bancos también informan las ubicaciones de los ATM en línea y tienen aplicaciones móviles que muestran dónde se encuentra el ATM más cercano.

Su adolescente también puede evitar los cargos de ATM al obtener efectivo cuando compre algo en tiendas. Otra cosa a tener en cuenta sobre los cargos de ATM: muchos bancos permiten una cantidad ilimitada de retiros por mes, pero algunas cuentas pueden tener un cargo después de una cierta cantidad de retiros.

Abrir la primera cuenta de cheques es un gran paso hacia la independencia financiera. Ayudar a que su adolescente comprenda cómo funcionan sus cuentas y alentarlo a que tenga el hábito de controlar sus cuentas regularmente puede ayudar a que aprenda cómo manejar su dinero responsablemente.

Al hacer esto, ayudará a establecer las bases de buenos hábitos financieros en el futuro.

[Gráfico legal en pantalla:
Mejores Hábitos FinancierosTM
Creado por Bank of America
BetterMoneyHabits.com

El material proporcionado en el presente sitio web es de carácter informativo únicamente y no constituye asesoramiento en materia de inversiones o finanzas. Bank of America y/o sus afiliados no asumen ninguna responsabilidad por cualquier perjuicio o pérdida que resulte de la confianza del usuario en dicho material. Tenga en cuenta que este no se actualiza de forma periódica, por lo que puede no corresponder con la realidad actual. Consulte con su asesor financiero antes de tomar una decisión relativa al manejo de sus inversiones y finanzas. © 2018 Bank of America Corporation.]

A continuación

Contáctenos

  • Lun. a vie. de 8 a. m. a las 12:00 a. m., horario del este
    Sab. de 8 a. m. a 8 p. m., horario del este, dom. de 9 a. m. a 8 p. m., horario del este

    866.736.2205 Lun. a vie. de 8 a. m. a las 12:00 a. m., horario del este
    Sab. de 8 a. m. a 8 p. m., horario del este, dom. de 9 a. m. a 8 p. m., horario del este
  • Programe una cita