Ir al contenido principal

Ayuda financiera para adultos: cómo financiar el regreso a la universidad

Asistir a la universidad como adulto puede ser emocionante y satisfactorio. Sin embargo, también puede traerle algunos retos financieros. En este video le explicamos cómo puede costear los posibles gastos para su educación por medio de becas, subvenciones y préstamos para estudiantes adultos (también conocidos como préstamos “para regresar a la universidad”).

Cerrar Descargo de responsabilidad

El material que se proporciona en este sitio web es solo con fines informativos y no tiene como objetivo ofrecer asesoramiento financiero, fiscal o de inversión. Bank of America y/o sus afiliadas, y Khan Academy no asumen ninguna responsabilidad por pérdidas o daños ocasionados como resultado de la confianza depositada en los materiales proporcionados. Tenga en cuenta que dicho material no se actualiza con regularidad y que por lo tanto alguna información podría no ser actual. Consulte a su profesional financiero y a su asesor fiscal personal al momento de tomar decisiones acerca de su situación financiera.

[Visual del título “Cómo financiar el regreso a la Universidad”]

Regresar a la universidad puede ser una de las mejores decisiones que puede tomar para su futuro. Un título puede ayudarle a encontrar nuevas oportunidades profesionales y salarios más altos. Uno de los mayores desafíos es determinar cómo cubrir el costo, lo cual puede ser difícil si toma un periodo sin trabajar para poder estudiar o si ya está pagando otro préstamo estudiantil.

Pero existen muchas formas de ayuda financiera para adultos que le ayudarán a financiar sus gastos de educación. Hay becas, subvenciones y programas de trabajo y estudio para los que podría calificar y algunos empleadores ofrecen programas de ayuda para la matrícula. Si necesita financiación adicional además de estas opciones, existen préstamos federales y privados a tener en cuenta.

El primer paso para averiguar qué opciones de financiación están disponibles para usted es completar la FAFSA o Solicitud Gratuita de Ayuda Federal para Estudiantes. Encontrará la solicitud en línea en fafsa.ed.gov.

Después de presentar la FAFSA, la universidad a la que asistirá le enviará una carta de adjudicación que incluirá su paquete de ayuda financiera federal si incluyó esa universidad en su FAFSA. Esto probablemente incluya una combinación de distintas formas de financiar sus gastos educativos, como subvenciones, programas de trabajo y estudio federales, y varios tipos de préstamos federales.

Quizás se pregunte de qué manera la universidad determina cuánto puede recibir. Esto se determina con base en varios factores. La universidad calcula el costo de estudiar, que es el costo de la matrícula y los gastos cotidianos. Y con la información en su FAFSA, determinan la cantidad que la universidad espera que usted o su familia pueda pagar por su educación. Al restar su aporte esperado del costo de estudiar, determinan su necesidad financiera.

[Visual mostrando la fórmula: Costo de estudiar menos aporte familiar esperado igual a necesidad financiera]

Su necesidad financiera ayuda a determinar cuánto puede recibir mediante ciertos préstamos federales. Analicemos esos préstamos. Los préstamos federales más comunes son los préstamos directos con subsidio y sin subsidio, y los préstamos PLUS. Luego analizaremos los privados, ofrecidos por prestamistas privados, como un banco u otra institución financiera.

[Visual de una gráfica de barras que muestra cómo aumenta el interés del préstamo con subsidio con el paso del tiempo. El interés acumulado durante cuatro años se retira y se lleva hacia la ilustración de un edificio del gobierno]

Hay dos tipos de préstamos directos: con subsidio y sin subsidio. Los préstamos con subsidio se ofrecen solo a estudiantes universitarios de pregrado y se basan en su necesidad financiera. Por lo general, estos préstamos tienen tasas de interés más bajas que los préstamos sin subsidio. Y dado que el gobierno es quien subsidia el préstamo, ellos pagarán su interés mientras esté en la universidad, y posiblemente en otros momentos durante la vigencia de su préstamo.

Los préstamos directos sin subsidio están disponibles para estudiantes universitarios de pregado y de postgrado, y no se basan en la necesidad financiera. Pero, generalmente, éstos tienen tasas de interés más altas que los préstamos con subsidio y deberá pagar el interés que se acumula sobre el préstamo, desde el momento en que lo acepta, incluso durante la universidad.

[Visual de una gráfica de barras que muestra cómo se acumula el interés de un préstamo sin subsidio desde el momento en que obtiene el préstamo]

También existen préstamos PLUS, los cuales tienen menos límites en la cantidad que puede recibir. Puede pedir prestado todo el costo de sus estudios en la universidad menos otra ayuda financiera que esté recibiendo. Los préstamos PLUS a menudo tienen tasas de interés más altas y tienen requisitos de crédito más restrictivos que los préstamos directos con subsidio y sin subsidio. Y el interés en estos préstamos comienza a acumularse justo cuando recibe el préstamo.

[Visual de una gráfica de barras que muestra cómo se acumula el interés de un préstamo PLUS desde el momento en que obtiene el préstamo]

Podría calificar para recibir algunos de estos préstamos en su paquete de ayuda financiera. Cuando se suman, podrían dar suficiente dinero para cubrir sus costos. Y si necesita más ayuda financiera, también hay préstamos privados para estudiantes a tener en cuenta.

Los préstamos privados para estudiantes los ofrecen prestamistas privados, no el gobierno federal. La cantidad para la que califique y los términos del préstamo, su tasa de interés y el tiempo que tiene para pagar se determinarán con base en su puntaje de crédito y su capacidad o la de un firmante conjunto para pagar el préstamo, en lugar de su información de la FAFSA.

Con un préstamo privado, quizás pague una tasa de interés más alta de la que pagaría con uno federal y quizás no tenga tantas opciones de pago como con un préstamo federal, como, por ejemplo, un plan de pago basado en los ingresos.

Tenga en cuenta que quizás le ofrezcan más dinero en su paquete de adjudicación de ayuda financiera de lo que realmente necesita para cubrir lo básico.

[Visual de una balanza. Un lado tiene dinero y una table mostrando fafsa.ed.gov, el otro tiene libros, una bandeja de comida, una computadora y muebles]

Esto podría ser útil si tiene responsabilidades financieras que deba cubrir para regresar a la escuela. Pero los préstamos no son dinero gratis.

[Visual de una estudiante con una toga puesta arrastrando una caja muy grande con la etiqueta “DEUDA”]

Tendrá que pagar intereses sobre lo que solicite, y en la mayoría de los casos, tendrá que comenzar a pagar sus préstamos poco después de graduarse. Puede ser difícil anticipar el impacto que tendrá después en sus finanzas la cantidad de dinero que acepte en forma de préstamo.

[Visual de un ejemplo en una Calculadora de reembolso con varios campos: Monto del préstamo, con la cantidad “$63,000”; Periodo de reembolso, con “10 años”; Tasa de interés, con “6%”; Pago mensual, con un campo de text abierto”]

Por eso le recomendamos ver cuál será su plan de pagos mensual después de que se gradúe.

Puede usar calculadoras de pago de préstamos en studentaid.ed.gov o visitar la oficina de ayuda financiera de su universidad.

[Visual de una torre de billetes. La parte de arriba tiene el título “$700 por mes del préstamo para estudiantes”; la parte de abajo tiene el título “$4,166 Ingreso mensual (antes de impuestos)”]

Por ejemplo, si su pago mensual del préstamo será de $700, y espera ganar alrededor de $50,000 al año, antes de impuestos, cuando termine la universidad, estaría poniendo demasiada presión en su futuro presupuesto. Si regresa a estudiar para obtener un título de postgrado y ya está haciendo pagos de sus préstamos para estudios de pregrado, también debe considerarlos en su futuro presupuesto.

Regresar a la universidad puede ser una de las mejores inversiones que puede hacer. Conocer sus opciones para cubrir los costos puede ayudarle a tomar mejores decisiones financieras, ahora y después de graduarse.

End Card

Mejores Hábitos Financieros®
Creado por BANK OF AMERICA

BetterMoneyHabits.com

El material proporcionado en el presente video es de carácter informativo únicamente y no constituye asesoramiento en materia de inversiones o finanzas. Bank of America Corporation y/o sus afiliados no asumen ninguna responsabilidad por cualquier perjuicio o pérdida que resulte de la confianza del usuario en dicho material. Tenga en cuenta que este material no se actualiza de forma periódica, por lo que puede no corresponder con la realidad actual. Consulte con su asesor financiero antes de tomar una decisión relativa al manejo de sus inversiones y finanzas. © 2020 Bank of America Corporation.

[Visual del título “Cómo financiar el regreso a la Universidad”]

Regresar a la universidad puede ser una de las mejores decisiones que puede tomar para su futuro. Un título puede ayudarle a encontrar nuevas oportunidades profesionales y salarios más altos. Uno de los mayores desafíos es determinar cómo cubrir el costo, lo cual puede ser difícil si toma un periodo sin trabajar para poder estudiar o si ya está pagando otro préstamo estudiantil.

Pero existen muchas formas de ayuda financiera para adultos que le ayudarán a financiar sus gastos de educación. Hay becas, subvenciones y programas de trabajo y estudio para los que podría calificar y algunos empleadores ofrecen programas de ayuda para la matrícula. Si necesita financiación adicional además de estas opciones, existen préstamos federales y privados a tener en cuenta.

El primer paso para averiguar qué opciones de financiación están disponibles para usted es completar la FAFSA o Solicitud Gratuita de Ayuda Federal para Estudiantes. Encontrará la solicitud en línea en fafsa.ed.gov.

Después de presentar la FAFSA, la universidad a la que asistirá le enviará una carta de adjudicación que incluirá su paquete de ayuda financiera federal si incluyó esa universidad en su FAFSA. Esto probablemente incluya una combinación de distintas formas de financiar sus gastos educativos, como subvenciones, programas de trabajo y estudio federales, y varios tipos de préstamos federales.

Quizás se pregunte de qué manera la universidad determina cuánto puede recibir. Esto se determina con base en varios factores. La universidad calcula el costo de estudiar, que es el costo de la matrícula y los gastos cotidianos. Y con la información en su FAFSA, determinan la cantidad que la universidad espera que usted o su familia pueda pagar por su educación. Al restar su aporte esperado del costo de estudiar, determinan su necesidad financiera.

[Visual mostrando la fórmula: Costo de estudiar menos aporte familiar esperado igual a necesidad financiera]

Su necesidad financiera ayuda a determinar cuánto puede recibir mediante ciertos préstamos federales. Analicemos esos préstamos. Los préstamos federales más comunes son los préstamos directos con subsidio y sin subsidio, y los préstamos PLUS. Luego analizaremos los privados, ofrecidos por prestamistas privados, como un banco u otra institución financiera.

[Visual de una gráfica de barras que muestra cómo aumenta el interés del préstamo con subsidio con el paso del tiempo. El interés acumulado durante cuatro años se retira y se lleva hacia la ilustración de un edificio del gobierno]

Hay dos tipos de préstamos directos: con subsidio y sin subsidio. Los préstamos con subsidio se ofrecen solo a estudiantes universitarios de pregrado y se basan en su necesidad financiera. Por lo general, estos préstamos tienen tasas de interés más bajas que los préstamos sin subsidio. Y dado que el gobierno es quien subsidia el préstamo, ellos pagarán su interés mientras esté en la universidad, y posiblemente en otros momentos durante la vigencia de su préstamo.

Los préstamos directos sin subsidio están disponibles para estudiantes universitarios de pregado y de postgrado, y no se basan en la necesidad financiera. Pero, generalmente, éstos tienen tasas de interés más altas que los préstamos con subsidio y deberá pagar el interés que se acumula sobre el préstamo, desde el momento en que lo acepta, incluso durante la universidad.

[Visual de una gráfica de barras que muestra cómo se acumula el interés de un préstamo sin subsidio desde el momento en que obtiene el préstamo]

También existen préstamos PLUS, los cuales tienen menos límites en la cantidad que puede recibir. Puede pedir prestado todo el costo de sus estudios en la universidad menos otra ayuda financiera que esté recibiendo. Los préstamos PLUS a menudo tienen tasas de interés más altas y tienen requisitos de crédito más restrictivos que los préstamos directos con subsidio y sin subsidio. Y el interés en estos préstamos comienza a acumularse justo cuando recibe el préstamo.

[Visual de una gráfica de barras que muestra cómo se acumula el interés de un préstamo PLUS desde el momento en que obtiene el préstamo]

Podría calificar para recibir algunos de estos préstamos en su paquete de ayuda financiera. Cuando se suman, podrían dar suficiente dinero para cubrir sus costos. Y si necesita más ayuda financiera, también hay préstamos privados para estudiantes a tener en cuenta.

Los préstamos privados para estudiantes los ofrecen prestamistas privados, no el gobierno federal. La cantidad para la que califique y los términos del préstamo, su tasa de interés y el tiempo que tiene para pagar se determinarán con base en su puntaje de crédito y su capacidad o la de un firmante conjunto para pagar el préstamo, en lugar de su información de la FAFSA.

Con un préstamo privado, quizás pague una tasa de interés más alta de la que pagaría con uno federal y quizás no tenga tantas opciones de pago como con un préstamo federal, como, por ejemplo, un plan de pago basado en los ingresos.

Tenga en cuenta que quizás le ofrezcan más dinero en su paquete de adjudicación de ayuda financiera de lo que realmente necesita para cubrir lo básico.

[Visual de una balanza. Un lado tiene dinero y una table mostrando fafsa.ed.gov, el otro tiene libros, una bandeja de comida, una computadora y muebles]

Esto podría ser útil si tiene responsabilidades financieras que deba cubrir para regresar a la escuela. Pero los préstamos no son dinero gratis.

[Visual de una estudiante con una toga puesta arrastrando una caja muy grande con la etiqueta “DEUDA”]

Tendrá que pagar intereses sobre lo que solicite, y en la mayoría de los casos, tendrá que comenzar a pagar sus préstamos poco después de graduarse. Puede ser difícil anticipar el impacto que tendrá después en sus finanzas la cantidad de dinero que acepte en forma de préstamo.

[Visual de un ejemplo en una Calculadora de reembolso con varios campos: Monto del préstamo, con la cantidad “$63,000”; Periodo de reembolso, con “10 años”; Tasa de interés, con “6%”; Pago mensual, con un campo de text abierto”]

Por eso le recomendamos ver cuál será su plan de pagos mensual después de que se gradúe.

Puede usar calculadoras de pago de préstamos en studentaid.ed.gov o visitar la oficina de ayuda financiera de su universidad.

[Visual de una torre de billetes. La parte de arriba tiene el título “$700 por mes del préstamo para estudiantes”; la parte de abajo tiene el título “$4,166 Ingreso mensual (antes de impuestos)”]

Por ejemplo, si su pago mensual del préstamo será de $700, y espera ganar alrededor de $50,000 al año, antes de impuestos, cuando termine la universidad, estaría poniendo demasiada presión en su futuro presupuesto. Si regresa a estudiar para obtener un título de postgrado y ya está haciendo pagos de sus préstamos para estudios de pregrado, también debe considerarlos en su futuro presupuesto.

Regresar a la universidad puede ser una de las mejores inversiones que puede hacer. Conocer sus opciones para cubrir los costos puede ayudarle a tomar mejores decisiones financieras, ahora y después de graduarse.

End Card

Mejores Hábitos Financieros®
Creado por BANK OF AMERICA

BetterMoneyHabits.com

El material proporcionado en el presente video es de carácter informativo únicamente y no constituye asesoramiento en materia de inversiones o finanzas. Bank of America Corporation y/o sus afiliados no asumen ninguna responsabilidad por cualquier perjuicio o pérdida que resulte de la confianza del usuario en dicho material. Tenga en cuenta que este material no se actualiza de forma periódica, por lo que puede no corresponder con la realidad actual. Consulte con su asesor financiero antes de tomar una decisión relativa al manejo de sus inversiones y finanzas. © 2020 Bank of America Corporation.

A continuación

Contáctenos