Ir al contenido principal

11 pasos financieros tras la pérdida del empleo o reducción salarial

A medida que los norteamericanos continúan sintiendo el impacto del coronavirus, la mayor preocupación de millones de trabajadores es el futuro de su bienestar financiero. Si lo han despedido, o anticipa ausentarse, la situación puede ser aún más complicada. Cualquier disminución repentina de los ingresos puede causar una crisis presupuestaria, pero si actúa a tiempo podría evitar dificultades financieras a largo plazo. Seguir estos 11 pasos importantes los días y semanas posteriores a la pérdida del empleo o una reducción salarial pueden ayudarle a conseguir un equilibrio financiero.

Actúe de inmediato

1

Cobre sus últimos pagos

Si lo han despedido, pregúntele a su empleador acerca de su último cheque de pago de sueldo y cómo lo recibirá. Algunos estados requieren que los empleadores paguen al momento de terminar el contrato. Otros permiten que las compañías emitan el cheque el día regular de pago. Dependiendo del estado donde viva, podría tener la posibilidad de cobrar los días de vacaciones y de ausencia por enfermedad acumulados que no utilizó. Además, revise su manual del empleado para verificar si califica para recibir una indemnización por despido.

2

Solicite beneficios por desempleo

Si se quedó sin empleo o si se ausentó, podría calificar para recibir beneficios semanales del seguro de desempleo. Y si le redujeron su salario o sus horas, podría calificar para recibir beneficios parciales por desempleo. La aprobación de la Ley CARES en 2020 por parte del gobierno de los Estados Unidos ha permitido que se pueda solicitar el beneficio por desempleo de una manera más fácil y rápida. Puede presentar su solicitud al programa de seguro de desempleo de su estado en persona, por teléfono o en línea al momento de quedarse sin trabajo. El proceso varía dependiendo del estado, pero la mayoría de los estados cuentan con una calculadora en línea que puede ofrecerle una idea general de cuánto dinero podrá recibir cada semana y por cuánto tiempo. Luego de presentar su solicitud, el primer cheque podría tardar varias semanas en llegar, así que es recomendable presentar su solicitud lo antes posible. Visite el sitio web del Departamento del Trabajo (solo se ofrece en inglés) para encontrar información específica de su estado.

3

Prepare un presupuesto para emergencias

Si aún no lo tiene, elabore un nuevo presupuesto mensual. Comience por dividir los ingresos que espera recibir en este período, como el ingreso de su pareja, los pagos por desempleo o indemnización por despido. Luego, revise sus gastos actuales y clasifíquelos en dos grupos: las facturas que debe pagar como el alquiler, gastos de supermercado y servicios públicos, y el resto de los gastos no esenciales, como servicios por suscripción y membresías de gimnasios. Reestructurar su presupuesto puede ayudarle a simplificar sus costos y encontrar maneras de ahorrar.

4

Asegúrese de contar con suficiente cobertura de seguro

Al perder el trabajo, con frecuencia se pierde también el seguro (de salud, de vida y por discapacidad) que ofrecía la empresa. Es importante sustituir de inmediato su plan de seguro de salud, para poder estar cubierto financieramente en caso de presentarse una emergencia médica. Verifique si su empleador ofrece una opción para extender su seguro de salud, como la que ofrece la Ley de Reconciliación del Presupuesto Colectivo Consolidado (COBRA). De ser así, tendrá que pagar las primas mensuales. De no ser así, existen otras opciones. Dependiendo de su edad, podría obtener cobertura a través de la póliza de sus padres (si es menor de 26 años). Si está casado, su cónyuge podría incluirlo en su plan. De lo contrario, considere buscar uno en el mercado de seguros de salud del gobierno federal.

Qué hacer los primeros 30 días

5

Comuníquese con sus acreedores

Si le preocupa no poder cumplir con los próximos pagos de sus facturas, comuníquese con sus acreedores. Muchos bancos y prestamistas han anunciado políticas de alivio para ayudar con las dificultades actuales. Primero, explíqueles cuál es su situación financiera. Luego, solicite la suspensión de pagos, intereses y cargos de los préstamos y tarjetas de crédito. Además, hable con sus proveedores de servicios mensuales, como las compañías de teléfono y de cable, acerca de cómo puede reducir sus tarifas.

6

Utilice su dinero en efectivo para emergencias

Si cuenta con un fondo para emergencias, este es el momento de usarlo. Sin embargo, si no tiene uno y le preocupa no poder cubrir sus gastos diarios, entonces considere pedir prestado y tome en cuenta los riesgos correspondientes. Por ejemplo, si usted califica para un préstamo personal, las tasas de interés tienden a ser más bajas que las de una tarjeta de crédito. Podría estar tentado a retirar dinero de sus cuentas de jubilación, pero es una decisión que debe pensar muy bien ya que podría poner en riesgo sus planes a largo plazo. A pesar de que este debería ser su último recurso, si se ve obligado a utilizar sus ahorros a largo plazo, la Ley CARES ha suspendido temporalmente algunas de las restricciones para tomar dinero prestado de su 401(k) o de su IRA1.

7

Hable con su familia

Quedarse sin empleo es alarmante, y también puede serlo para sus hijos. Sostenga una conversación franca con ellos, según la edad que tengan. En particular, hable sobre cómo la familia unida superará esta situación. A pesar de que algunas cosas podrían cambiar, una conversación bien elaborada sobre las prioridades de los gastos de la familia a corto y a largo plazo es una buena manera de conseguir el apoyo de todos.

8

Limite el ahorro para la universidad

Ahorrar para la universidad es un punto de orgullo para muchos padres, sin embargo, puede que este sea el momento de disminuir la cantidad que está apartando. Reducir a la mitad, o suspender por completo, la cantidad que está ahorrando para la educación de su hijo le permitirá tener dinero disponible para otros gastos esenciales. Considere opciones como pedirle a su familia y amigos que contribuyan al fondo de ahorro para la universidad de su hijo como regalo de cumpleaños o para la temporada de fiestas.

Qué hacer los meses siguientes

9

Busque tasas de interés más bajas

Sin ingresos, o con ingresos reducidos, es fácil usar las tarjetas de crédito para sus compras. Evítelo de ser posible, ya que la deuda de tarjeta de crédito con intereses altos puede acumularse fácilmente y pone su puntaje de crédito en riesgo. Si no tiene otra opción, busque las tarjetas de crédito que tengan la tasa de interés más baja. Las ofertas que rebajan tan solo unos puntos porcentuales pueden terminar ahorrándole mucho dinero a largo plazo.

10

Trabaje por su cuenta

Conseguir un trabajo a tiempo completo puede tomarle la mayor parte de su tiempo, y podría tardar meses en conseguir un nuevo puesto de trabajo. Hay muchas cosas que puede hacer. Es útil evaluar sus objetivos profesionales y plantearse un cambio de industria. De ser así, ¿necesita aprender nuevas habilidades? También tendrá que actualizar su currículo y su perfil en las plataformas de redes sociales profesionales, estudiar un poco el mercado y comunicarse con personas de su red de contactos. Hasta que encuentre el trabajo ideal para usted, considere trabajos a medio tiempo o por contrato para tratar de compensar la falta de ingresos. Existe una variedad de trabajos secundarios, como hacer entregas a domicilio, trabajar en una tienda o trabajar como representante de servicio al cliente desde casa, que pueden ayudarle a completar su ingreso hasta que encuentre empleo.

11

Pague y recupérese

Una vez que comience a generar ingresos de nuevo, es recomendable que se adhiera al presupuesto simplificado que utilizó cuando estaba desempleado, mientras trabaja para recuperar sus finanzas. Si se endeudó a una tasa de interés alta, haga que su prioridad sea pagar esa deuda lo antes posible. Pagar la deuda también le ayudará a restablecer su puntaje de crédito si este sufrió mientras se encontraba sin empleo. Luego, si utilizó dinero de su cuenta de ahorros o de jubilación, debería reponer el dinero en esas cuentas. Algunas veces el mejor incentivo que tenemos para ahorrar previendo momentos difíciles es haber pasado por uno, establecer ahora un fondo para emergencias le ayudará a afrontar cualquier costo inesperado en el futuro.

  1. A partir del 3/27/20, de acuerdo con la Ley de Ayuda, Alivio y Seguridad Económica (CARES), se permite hacer antes del 31 de diciembre de 2020 una distribución relacionada con el coronavirus (CRD) de hasta $100,000 de su plan de jubilación patrocinado por el empleador o de los activos de una cuenta IRA que califiquen. La CRD puede pagarse a un plan de jubilación que califique dentro de un plazo de tres años. Las personas que decidan no pagar la distribución deberán incluir de manera equitativa la parte de la distribución sujeta a impuestos en el ingreso durante un plazo de tres años a partir de la fecha de la distribución, a menos que elijan hacerlo de otra manera. Con algunas excepciones, el impuesto adicional del 10% que por lo general aplica a las distribuciones previas a la edad de 59½ es eximido para las CRD.
Cerrar Descargo de responsabilidad

El material que se proporciona en este sitio web es solo con fines informativos y no tiene como objetivo ofrecer asesoramiento financiero, fiscal o de inversión. Bank of America y/o sus afiliadas, y Khan Academy no asumen ninguna responsabilidad por pérdidas o daños ocasionados como resultado de la confianza depositada en los materiales proporcionados. Tenga en cuenta que dicho material no se actualiza con regularidad y que por lo tanto alguna información podría no ser actual. Consulte a su profesional financiero y a su asesor fiscal personal al momento de tomar decisiones acerca de su situación financiera.

A continuación

Contáctenos

Invertir implica riesgos, incluyendo la posible pérdida del capital.

Investment products:

Are Not

FDIC Insured

Are Not

Bank Guaranteed

May Lose Value