Cómo calcular el costo de la universidad para su hijo

Asistir a la universidad es una de las decisiones más importantes que usted puede tomar con sus hijos, pero también puede ser una de las más caras. Descubra cómo puede calcular y cubrir el costo de su educación.

Transcripción
Cerrar Descargo de responsabilidad

El material provisto en este sitio web tiene únicamente fines informativos y no pretende ser un asesoramiento financiero ni de inversión. Bank of America y/o sus afiliados y Khan Academy, no asumen ninguna responsabilidad por cualquier pérdida o daño resultante de la confianza de alguien en la información del material provisto. Tenga en cuenta también que dicho material no se actualiza con regularidad y, por lo tanto, alguna información podría no estar al día. Consulte con su propio profesional financiero cuando tome decisiones con respecto a sus opciones financieras o de inversiones.

Cerrar transcripción

Cómo estimar el costo de la universidad de su hijo. Ir a la universidad puede ser una de las mejores decisiones que su hijo puede tomar para su futuro. También puede ser uno de los mayores gastos que usted y su hijo puedan tener.

La buena noticia es que dos tercios de los estudiantes universitarios reciben subvenciones para cubrir parte del costo.

En este video, vamos a echar un vistazo a algunos de los costos anuales promedio de asistir a un par de tipos de escuelas distintas.

Luego veremos algunas formas en las que podría reducir estos costos con subvenciones y becas.

Y al final veremos formas en las que puede estimar con anticipación el costo real de la universidad de su hijo, o "precio neto".

Primero, echemos un vistazo al costo total de asistir a la universidad.

Cuando hablamos del "costo total de asistencia", estamos hablando de TODOS los gastos. Esto incluye matrícula y cargos, alojamiento y comida, y otras cosas como libros y materiales, gastos de transporte y el costo de cualquier actividad extracurricular. Sume estos gastos y obtendrá el "costo total de asistencia".

Y lo que estamos viendo AQUÍ son algunos costos promedio para un par de tipos de escuelas distintas para el año académico 2014-2015 en los Estados Unidos: un año en una universidad pública de dos años para un estudiante que vive en el distrito de la escuela, un año en una universidad estatal pública de cuatro años para un estudiante que vive en el estado, y un año en una universidad privada sin fines de lucro de cuatro años.

Por supuesto, estos costos variarán de un estudiante a otro y de una escuela a otra. Esto es sólo para tener una idea del costo promedio.

Estos números pueden ser desalentadores, pero por suerte no representan lo que una familia promedio paga realmente.

Lo que realmente pagan las familias por lo general se conoce como el "precio neto".

Ese es el costo total de asistencia, menos subvenciones y becas, básicamente todo el dinero que no hay que devolver.

Vale la pena señalar que el precio neto no tiene en cuenta cosas como los préstamos estudiantiles, que a la larga tendrán que devolverse.

El precio neto promedio para el mismo año académico en los Estados Unidos fue de $11,000 para las escuelas de dos años, $17,000 para las universidades del estado donde vive el estudiante de cuatro años y $23,000 para las escuelas privadas de cuatro años. El precio neto puede llegar a ser mucho menos que el costo total de asistencia, especialmente para las escuelas privadas de 4 años, donde puede ser en promedio la mitad del precio publicado.

Como puede ver, las subvenciones y becas tienen un gran impacto en el costo de la universidad de su hijo.

Ahora, echemos un vistazo a cómo se calculan para estudiantes individuales.

Casi a la vez que su hijo completa sus solicitudes, deberá presentar un formulario FAFSA, que es la Solicitud Gratuita de Ayuda Federal para Estudiantes.

Es un formulario federal que se usa para determinar lo que se llama su "contribución familiar estimada".  Esa es la cantidad que el gobierno considera que su familia es capaz de pagar basada en su información financiera.

El formulario solicita información sobre los ingresos, bienes y declaraciones de impuestos previas de su familia para hacerse una idea de sus finanzas.

El gobierno después envía esta información a las escuelas que su hijo ha solicitado.

La escuela toma su “costo de asistencia” anual: el precio de la matrícula, cargos y gastos de vivienda estimados y resta su "aporte familiar previsto" para obtener su "necesidad financiera".

Luego, la escuela usa su necesidad financiera para determinar cuánto podría darle en subvenciones y otros tipos de ayuda basada en sus necesidades.

Algunas escuelas tendrán más dinero disponible para subvenciones que otras, y muchas se ofrecen por orden de llegada, por lo que es buena idea enviar la FAFSA de su hijo tan pronto como sea posible.

Los formularios FAFSA suelen estar disponibles para llenarse en enero del año en que su hijo asistirá. Y tendrá que llenar un FAFSA cada año que su hijo asista a la escuela para continuar siendo considerado para ayuda financiera.

Muchos estudiantes reciben ayuda basada en su necesidad, pero hay muchas más maneras de encontrar dinero para la escuela.

Si su hijo tiene calificaciones excepcionales, es un atleta prometedor o tiene otras habilidades, es posible que las escuelas le ofrezcan becas basadas en su mérito o habilidad atlética.

Y también hay muchas organizaciones artísticas o religiosas, y clubes locales que ofrecen becas y subvenciones privadas.

Una buena beca puede ayudar bastante para cubrir una parte significativa del costo de su familia, pero varias becas más pequeñas pueden no tener tantos solicitantes. Ya sea que cubran varios cientos o miles de dólares en costos, investigar estas oportunidades podría ayudar a que su familia ahorre.

No hay manera de saber exactamente cuál es el precio neto o el costo real de la universidad para una escuela en particular antes de que su hijo sea aceptado y reciba un paquete de ayuda financiera.

Para ayudar a estudiantes y padres a tener un estimado de lo que podrían gastar, muchas universidades ofrecen calculadoras de precios netos por Internet.

Estas calculadoras preguntan sobre la situación financiera de la familia y a veces el rendimiento académico de su hijo para estimar su precio neto, pero su precisión puede variar.

Al ver los estimados de cada universidad, preste mucha atención a lo que ofrecen en subvenciones, becas y otras cosas como préstamos estudiantiles y estudio/trabajo. Si bien los préstamos y el estudio/trabajo ayudan a cubrir parte de los costos, también cuestan dinero, toman tiempo y técnicamente no son parte del precio neto de su hijo.

Al ver el costo de las posibles escuelas de su hijo, considere varios factores: la matrícula y los cargos son solo una parte del costo total de la universidad. Tómese su tiempo para pensar en lo que el alojamiento, alimentación y otros gastos pueden costar para cada escuela en particular.

Estos gastos pueden llegar al 30-80% del costo total de asistir a la universidad, y podrían tener oportunidades para ahorrar.

Dependiendo de varios factores, como los ingresos de su familia y el dinero que la escuela dispone para subvenciones, su hijo podría recibir una gran ayuda que podría ayudarle a reducir el costo de asistir a esa escuela.

Recuerde, no sabrá el costo real que se espera que su familia pague hasta después de que su hijo haya sido aceptado. Pero puede descubrir que algunas escuelas podrían no quedar fuera de su alcance.

Cómo estimar el costo de la universidad de su hijo. Ir a la universidad puede ser una de las mejores decisiones que su hijo puede tomar para su futuro. También puede ser uno de los mayores gastos que usted y su hijo puedan tener.

La buena noticia es que dos tercios de los estudiantes universitarios reciben subvenciones para cubrir parte del costo.

En este video, vamos a echar un vistazo a algunos de los costos anuales promedio de asistir a un par de tipos de escuelas distintas.

Luego veremos algunas formas en las que podría reducir estos costos con subvenciones y becas.

Y al final veremos formas en las que puede estimar con anticipación el costo real de la universidad de su hijo, o "precio neto".

Primero, echemos un vistazo al costo total de asistir a la universidad.

Cuando hablamos del "costo total de asistencia", estamos hablando de TODOS los gastos. Esto incluye matrícula y cargos, alojamiento y comida, y otras cosas como libros y materiales, gastos de transporte y el costo de cualquier actividad extracurricular. Sume estos gastos y obtendrá el "costo total de asistencia".

Y lo que estamos viendo AQUÍ son algunos costos promedio para un par de tipos de escuelas distintas para el año académico 2014-2015 en los Estados Unidos: un año en una universidad pública de dos años para un estudiante que vive en el distrito de la escuela, un año en una universidad estatal pública de cuatro años para un estudiante que vive en el estado, y un año en una universidad privada sin fines de lucro de cuatro años.

Por supuesto, estos costos variarán de un estudiante a otro y de una escuela a otra. Esto es sólo para tener una idea del costo promedio.

Estos números pueden ser desalentadores, pero por suerte no representan lo que una familia promedio paga realmente.

Lo que realmente pagan las familias por lo general se conoce como el "precio neto".

Ese es el costo total de asistencia, menos subvenciones y becas, básicamente todo el dinero que no hay que devolver.

Vale la pena señalar que el precio neto no tiene en cuenta cosas como los préstamos estudiantiles, que a la larga tendrán que devolverse.

El precio neto promedio para el mismo año académico en los Estados Unidos fue de $11,000 para las escuelas de dos años, $17,000 para las universidades del estado donde vive el estudiante de cuatro años y $23,000 para las escuelas privadas de cuatro años. El precio neto puede llegar a ser mucho menos que el costo total de asistencia, especialmente para las escuelas privadas de 4 años, donde puede ser en promedio la mitad del precio publicado.

Como puede ver, las subvenciones y becas tienen un gran impacto en el costo de la universidad de su hijo.

Ahora, echemos un vistazo a cómo se calculan para estudiantes individuales.

Casi a la vez que su hijo completa sus solicitudes, deberá presentar un formulario FAFSA, que es la Solicitud Gratuita de Ayuda Federal para Estudiantes.

Es un formulario federal que se usa para determinar lo que se llama su "contribución familiar estimada".  Esa es la cantidad que el gobierno considera que su familia es capaz de pagar basada en su información financiera.

El formulario solicita información sobre los ingresos, bienes y declaraciones de impuestos previas de su familia para hacerse una idea de sus finanzas.

El gobierno después envía esta información a las escuelas que su hijo ha solicitado.

La escuela toma su “costo de asistencia” anual: el precio de la matrícula, cargos y gastos de vivienda estimados y resta su "aporte familiar previsto" para obtener su "necesidad financiera".

Luego, la escuela usa su necesidad financiera para determinar cuánto podría darle en subvenciones y otros tipos de ayuda basada en sus necesidades.

Algunas escuelas tendrán más dinero disponible para subvenciones que otras, y muchas se ofrecen por orden de llegada, por lo que es buena idea enviar la FAFSA de su hijo tan pronto como sea posible.

Los formularios FAFSA suelen estar disponibles para llenarse en enero del año en que su hijo asistirá. Y tendrá que llenar un FAFSA cada año que su hijo asista a la escuela para continuar siendo considerado para ayuda financiera.

Muchos estudiantes reciben ayuda basada en su necesidad, pero hay muchas más maneras de encontrar dinero para la escuela.

Si su hijo tiene calificaciones excepcionales, es un atleta prometedor o tiene otras habilidades, es posible que las escuelas le ofrezcan becas basadas en su mérito o habilidad atlética.

Y también hay muchas organizaciones artísticas o religiosas, y clubes locales que ofrecen becas y subvenciones privadas.

Una buena beca puede ayudar bastante para cubrir una parte significativa del costo de su familia, pero varias becas más pequeñas pueden no tener tantos solicitantes. Ya sea que cubran varios cientos o miles de dólares en costos, investigar estas oportunidades podría ayudar a que su familia ahorre.

No hay manera de saber exactamente cuál es el precio neto o el costo real de la universidad para una escuela en particular antes de que su hijo sea aceptado y reciba un paquete de ayuda financiera.

Para ayudar a estudiantes y padres a tener un estimado de lo que podrían gastar, muchas universidades ofrecen calculadoras de precios netos por Internet.

Estas calculadoras preguntan sobre la situación financiera de la familia y a veces el rendimiento académico de su hijo para estimar su precio neto, pero su precisión puede variar.

Al ver los estimados de cada universidad, preste mucha atención a lo que ofrecen en subvenciones, becas y otras cosas como préstamos estudiantiles y estudio/trabajo. Si bien los préstamos y el estudio/trabajo ayudan a cubrir parte de los costos, también cuestan dinero, toman tiempo y técnicamente no son parte del precio neto de su hijo.

Al ver el costo de las posibles escuelas de su hijo, considere varios factores: la matrícula y los cargos son solo una parte del costo total de la universidad. Tómese su tiempo para pensar en lo que el alojamiento, alimentación y otros gastos pueden costar para cada escuela en particular.

Estos gastos pueden llegar al 30-80% del costo total de asistir a la universidad, y podrían tener oportunidades para ahorrar.

Dependiendo de varios factores, como los ingresos de su familia y el dinero que la escuela dispone para subvenciones, su hijo podría recibir una gran ayuda que podría ayudarle a reducir el costo de asistir a esa escuela.

Recuerde, no sabrá el costo real que se espera que su familia pague hasta después de que su hijo haya sido aceptado. Pero puede descubrir que algunas escuelas podrían no quedar fuera de su alcance.

A continuación

Contáctenos

  • Lun. a vie. de 8 a. m. a las 12:00 a. m., horario del este
    Sab. de 8 a. m. a 8 p. m., horario del este, dom. de 9 a. m. a 8 p. m., horario del este

    866.736.2205 Lun. a vie. de 8 a. m. a las 12:00 a. m., horario del este
    Sab. de 8 a. m. a 8 p. m., horario del este, dom. de 9 a. m. a 8 p. m., horario del este
  • Programe una cita